Curación de Heridas

Contáctenos (553) 433-7107

¿Qué son las úlceras por presión?

Las úlceras por presión son zonas de la piel y del tejido que está debajo de la piel que presentan daños causados por presión la cual es ocasionada por permanecer sentado o recostado en la misma posición durante mucho tiempo. Sigue leyendo para conocer los distintos tipos que hay, y sus posibles tratamientos y formas de prevenirlas.

¿Qué son las úlceras por presión?

Las úlceras por presión son zonas de la piel y del tejido que está debajo de la piel que presentan daños causados por presión. Esto puede suceder por estar sentado o recostado en la misma posición durante mucho tiempo. “Llagas” , úlceras del encamado” y “escaras” son otros nombres dados a las úlceras por presión.

Los lugares más frecuentes donde aparecen este tipo de úlceras son aquellos donde el hueso está cerca de la piel. Por ejemplo, los tobillos, la espalda, los codos, los talones y las caderas.

¿Cómo son las úlceras  por presión?

Al principio, la úlcera aparece como una zona enrojecida en la piel. Si empeora, la piel se lastima y la úlcera se convierte en un cráter poco profundo de color rojizo o rosado.

Algunas úlceras son como ampollas y pueden explotar, en otras ocasiones las úlceras por presión graves son tan profundas que se puede ver el músculo o el hueso. En las úlceras por presión profundas también pueden formarse costras ocultando su fondo y favoreciendo infecciones.

¿Quiénes corren riesgo de sufrir úlceras por presión?

Las úlceras por presión son más comunes en las personas que:

Son adultos mayores.

No se pueden mover o desplazar fácilmente por un problema de salud.

Están en un hospital u hogar de ancianos.

¿Las úlceras  por presión se pueden prevenir?

Generalmente sí. Hay varias medidas que puede tomar para prevenir la aparición de las úlceras  por presión.

Si pasa mucho tiempo en una cama o silla, puede disminuir las posibilidades de sufrir úlceras por presión al hacer lo siguiente:

Cambie de posición al menos cada dos horas (por ejemplo, pase de estar apoyado sobre la espalda a apoyarse sobre un lado y luego cambie de lado).

Cuando esté recostado de lado eleve la parte superior de su cuerpo de manera que forme un pequeño ángulo. De esta manera, ejercerá menos presión sobre la cadera.

Coloque almohadas o cojines de espuma entre los tobillos y las rodillas. También puede colocar almohadas o cojines  de espuma debajo de los tobillos.

Una colchoneta o almohadilla especial para colocar sobre el colchón también puede resultar útil. Estas colchonetas o almohadillas pueden ser de gel, espuma, aire o agua. También existen dispositivos especiales que ajustan automáticamente la superficie para disminuir la presión al estar recostado.

Si se encuentra en una silla de ruedas, puede disminuir las posibilidades de sufrir úlceras por presión al hacer lo siguiente:

Haga “flexiones” en la silla de ruedas usando los brazos para elevarse del asiento. Trate de hacerlo al menos una vez por hora.

Incline el cuerpo hacia adelante o hacia un costado para levantar los muslos del asiento al menos una vez por hora.

Use un cojín especial de aire, gel o espuma para el asiento.

Para prevenir úlceras por presión, también es importante cuidar bien la piel.

Para mantener la piel lo más saludable posible, debe hacer lo siguiente:

Observe su piel frecuentemente para ver si hay signos de úlceras por presión.

Pídale a otra persona que revise las zonas que usted no puede  ver.

Lávese la piel regularmente con un jabón suave.

Evite usar agua caliente para lavarse la piel.

Use crema humectante para evitar que la piel se reseque y descame.

¿Debo consultar a un médico? – Consulte a su médico de inmediato si observa o siente que alguna zona de la superficie de la piel está lastimada.

¿Cómo se tratan las úlceras por presión?

Lo primero es quitar la presión, ya que esta es la causa de la úlcera. Con cambios frecuentes de posición y uso de dispositivos (colchón de presiones alternas, aire, gel, etc.).

En caso de presentar dolor o infección el médico le recetara medicamentos. Algunas personas deben someterse a cirugías u otros tratamientos para remover el  tejido muerto o  infectados de las úlceras. En otros casos el uso de apósitos especiales bastara para lograr que la herida vaya cicatrizando.

Su médico también puede hablarle sobre los problemas que pueden haber sido la causa de su úlcera por presión, y es posible que le sugiera algunos cambios para prevenir la aparición de nuevas úlceras por presión.

Deja un comentario

Back to Top